Como con cualquier negocio, lo último que debemos hacer en el mundo de las criptomonedas es quedarnos embobados con los éxitos del pasado. 2021 fue un gran año, pero lo que toca ahora es mirar adelante, al futuro.

Y el futuro es el 2022, un año que en apenas un mes estará con nosotros. Y, por eso, es momento de ver qué criptomonedas están mejor situadas para triunfar este año que ya entra.

Los cuatro tokens que os traemos han sido elegidos por la revista Fortune, así que, en principio, quienes quieran apostar sobre seguro en el mercado de las criptos debería sacar papel y boli:

Imagen del perro

Shiba Inu (SHIB): Este memecoin irrumpió en 2021 aprovechando el éxito de Dogecoin para convertirse en el último homenaje descentralizado al mejor amigo del hombre.

El Shiba Inu -que está valorado en fracciones de céntimo- alcanzó un máximo histórico a finales de octubre, acercándose a una capitalización de mercado de casi 40.000 millones de dólares en el proceso.

A su vez, las legiones de devotos del token -apodado el SHIBArmy- clamaron para que Robinhood hiciera disponible el SHIB en la plataforma de criptografía de la aplicación de comercio de acciones.

Pero desde aquellos las cosas han empeorado. SHIB ha perdido valor en las últimas semanas, y su capitalización bursátil se ha reducido aproximadamente a la mitad, a unos 20.000 millones de dólares (y en descenso).

Imagen de Solana

Solana (SOL): Actualmente la quinta criptomoneda más grande del mundo, con una capitalización de mercado que supera los 62.000 millones de dólares, Solana ha tenido un notable ascenso en 2021.

Tras entrar en el año cotizando a menos de 2 dólares, alcanzó un máximo histórico de 260 dólares a principios de noviembre, y ahora cotiza sobre los 200 dólares.

SOL es el token nativo de la red de blockchain de Solana, y su valor disparado refleja igualmente las crecientes perspectivas de Solana. La cadena de bloques ha recibido cada vez más elogios por su robusta velocidad de procesamiento de transacciones.

Imagen del moneda virtual de cardano

Cardano (ADA): Justo por detrás de SOL, con una capitalización de mercado de 55.000 millones de dólares, se encuentra Cardano, que también tuvo un ascenso meteórico en 2021.

El token entró en el año cotizando a menos de 0,20 dólares y se recuperó hasta eclipsar los 3 dólares a principios de septiembre, convirtiéndose en la tercera criptodivisa más grande del mundo en el proceso. ADA ahora cotiza a 1,66 dólares.

Cardano es una creación del cofundador de Ethereum, Charles Hoskinson, que abandonó Ethereum tras no estar de acuerdo con los designios de Vitalik Buterin de mantener la cadena de bloques sin ánimo de lucro.

Avalanche (AVAX): A principios de 2021, AVAX cotizaba a poco más de 3 dólares; a finales de noviembre, alcanzó un máximo histórico que superaba los 146 dólares, lo suficiente para superar a Dogecoin y convertirse en una de las 10 criptodivisas más grandes del mundo.

Ahora cotiza a más de 116 dólares, con una capitalización de mercado que supera los 26.000 millones de dólares. AVAX es el token nativo de la blockchain Avalanche, uno de los rivales emergentes de Ethereum en el ámbito de los contratos inteligentes.